sábado, 12 de julio de 2014

Gaza



 
                                                                                                       Jan Yunis. Gaza.
                                                                                                               
                                                                                                              

El sol se posa en Gaza, acaricia la angustia de las calles cubiertas de escombros. Poco a poco, los comerciantes montan sus puestos de carne, verdura y ropa de invierno. La ciudad se levanta y fluye como un río acostumbrado a que alteren su curso. El mercado callejero -pese al cierre de fronteras decretado por Israel- recompone la mutilada, ajada, reventada normalidad. La escuela contribuye a esa tenaz resistencia de las cosas que siguen. Los edificios carecen de ventanas o puertas, los pupitres están rotos, pero los niños siguen llenando las aulas dispuestos a aprender. Se protegen de las lluvias con cuadernos prestados, se resguardan del ultraje diario con las risas. No existe el desconsuelo en sus miradas, ni conocen las sílabas que anuncian el cansancio o la resignación. Comparten la esperanza de un mundo sin violencia. 

(Poema de mi libro en elaboración)


                                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada